*Consulta más casos en la barra inferior de "casos especiales".

Llegó a nuestra protectora con una increíble infección de ojos. El veterinario tuvo que recortarle alrededor de los ojos, dejándoselo en carne viva para que sangrara. Teníamos que hacerle curas y ponerle pomada y hacer que se tomara unas pastillas, y la verdad que no lo llevaba muy bien. Aprendió rápido la rutina, y al vernos con los preparativos para las curas, huía para que no lo cogiéramos, y cuándo al fín lo teníamos, nos gruñía y atacaba, para que no le hicieramos daño, pobrecillo! Hoy en día Roy está perfecto y aunque no es excesivamente cariñoso, le gusta acercarse a nosotros. Sigue a la espera de un hogar

 Esta podenca llegó totalmente esquelética por la desnutrición que presentaba. Nos cabían los dedos entre costilla y costilla, era increíble... El tiempo que estuvo con nosotros, no escatimamos en mimos y besos, y fué muy agradecida con nosotros...

Canela fué operada de su pata derecha delantera, en la cuál le tuvieron que poner fijadores externos, por la fractura que tenía. Ya está adoptada

Cuco tuvo que ser operado de la cadera.

Hada pasó con nosotros su periodo de recuperación, en "EL CAU", hasta que se dió en adopción.


Esta es su historia:

Esta perrita llevaba seis meses abandonada con una malla metálica colocada en la cabeza.
Varios vecinos nos avisaron de haberla visto por los alrededores de Castellón, pero estaba muy asustada y no podían acercarse a ella porque salía corriendo. Un tiempo después nos dijeron haberla visto acompañada de un macho, así que estábamos seguros de que tarde o temprano tendría cachorros.
Nadie había podido ver qué era exactamente lo que le cubría la cabeza, aunque sabíamos que debía tener algún agujero por el que comía y bebía, pero tener un parto con la malla cubriéndole la mayor parte de su cabeza podía ser peligroso y morir tanto ella como sus cachorros.
Estuvo dos semanas desaparecida y, cuando volvieron a verla, convencidos de que ya habría parido, decidimos formar un grupo de voluntarios para encontrarla a ella y a sus cachorros, cogerla y encontrarles a todos un hogar.
No fue fácil. El primer día recorrimos andando todos los huertos, desde el Camino Donación hasta Carrefour, buscando en las acequias, agujeros, o en cualquier sitio dónde pudiera la perra tener escondidos a sus cachorros. Hasta que los encontramos.
Estaban en una casa abandonada. Eran cuatro hembras de aproximadamente tres semanas.
La perra y el macho estaban allí y salieron corriendo en cuanto vieron que nos acercábamos.
Ya sabiendo dónde se escondían, teníamos que preparar cómo y cuándo cogerlos.
La casa estaba vallada pero había varios agujeros por dónde podían escapar. Además, la casa estaba justo al lado de panales de abejas dónde trabajaban los apicultores durante el día, así que, si no queríamos salir llenos de picaduras como el primer día, tan sólo podíamos ir a partir de las ocho de la tarde, con lo que únicamente contábamos con dos horas de luz.
Teníamos que esperar escondidos dentro de los coches hasta que los perros decidieran entrar por el único agujero que les habíamos dejado abierto.
Lo intentamos en tres ocasiones. El primer día, después de dos horas en los coches, no llegamos a tiempo de coger a la perra cuando golpeaba uno de los agujeros y escapaba.
El segundo día no conseguimos que entraran, y después de estar casi tres horas viendo cómo caminaban alrededor de la casa y hacerse de noche, nos fuimos.
Pero el domingo lo conseguimos. Llegamos a las 19:30, nos quedamos, como siempre, en los coches, y al cabo de una hora, aparecieron.
En cuanto entraron, salimos corriendo y, al momento, conseguimos atrapar a la perra. Pero el macho escapó.
En ese momento pudimos confirmar qué era exactamente lo que llevaba este animal. Era un tubo cilíndrico fabricado con malla metálica rígida, y colocado deliberadamente en su cabeza.
A esta perra, que andaba perdida o abandonada, la cogió alguien que, intencionadamente, le enganchó este tubo de malla metálica que le cubría la cabeza desde el cuello hasta pasado el hocico.
Trasladamos a la perra a la Policlínica Veterinaria Castellón para que fuera visitada inmediatamente por una veterinaria. Las heridas que aparecieron cuando le cortaron la malla con unas tenazas eran algo indescriptible. Toda la parte inferior del cuello, de oreja a oreja, estaba llena de cortes profundos e infectados.
Se le rasuró todo el cuello para poderle limpiar bien las heridas. Estuvo todo el tiempo con suero y se le tuvo que inyectar tranquilizante porque las curas eran muy dolorosas.
La perra fue acogida por el refugio de la Protectora de Animales de Vinaroz, El Cau, dónde se recuperó completamente, y los cachorros fueron cuidados por una voluntaria hasta que fueron adoptados.
Hada, como así la bautizaron en El Cau, sobrevivió durante seis meses con eso enganchado, buscando comida y agua, cruzando carreteras sin apenas ver nada y sacando cuatro cachorros adelante sin tan siquiera hacerles un rasguño con algo tan cortante como lo que llevaba.
El macho, su compañero, un bretón blanco y marrón se quedó solo. Durante las horas que estuvimos dentro de los coches esperando, pudimos ver cómo iban siempre juntos, él era sus ojos, la guiaba y la avisaba ladrando cuando veía algo extraño cerca.
Estamos orgullosos y muy contentos de haber conseguido algo que parecía imposible, aunque nos queda un sabor amargo por haberse quedado allí su compañero.

Hurco, precioso pastor que fué operado de la cadera

Mey llego a la protectora con un problema muy notable en las patas delanteras, casi no podía ni caminar, y las pocas veces que lo hacía, le dolía y lloraba. Al parecer, las radiografías desvelaron que se le habían fracturado las 2 patas de delante, y la cadera, según nos comento el veterinario, y al no recibir asistencia veterinaria, se le soldaron mal. Barajamos varias opciones, para mejorarle la calidad de vida, pero una de ellas era una locura. Había que operarla para partirle las patas delanteras y la cadera, para que se volviera a soldar bien, pero eso ni siquiera garantizaba, la recuperación al 100%, y se decidió que era demasiado sacrificio y dolor, por el que tenía que pasar la perra, por un resultado que ni siquiera era fiable, así que esa idea se descartó enseguida. Otra de las opciones era darle relajantes musculares, así que optamos por esta alternativa, al menos por el momento, a ver que pasaba y BINGO! Nos dimos cuenta, que por si sola, (y gracias a los relajantes musculares) cada vez empezó a caminar mejor, así que decidimos esperar y seguir viendo que pasaba. Empezó a caminar, poco a poco y torpemente, pero al menos ya caminaba, pensamos que la adopción de Mey la tendríamos que enfocar hacia alguna persona mayor, que no caminara muy rápido, y que quisiese una perra tranquila, para compañía, sin embargo la evolución de Mey fué a más, y aunque se veía que caminaba un poco raro, caminaba, como la que más e incluso corría y jugaba con los cachorros. Se recuperó por si misma, algo increíble, puesto que cuándo llegó estaba hecha polvo y ni salía de su camita, tal y como se ve en la foto, pero luego ya no había quien la parara. En cuánto empezó a sentirse bien en la prote,y con la ayuda de los relajantes musculares, empezó a mejorar ella solita. Toda una campeona.

Pau tenía las dos patas de delante partidas, de las cuales fué atendido.

Este yorkshire fué encontrado en Vinaròs, con un gran desgarro en su cuello, provocado por algún indeseable, que por abandonarlo, o porque era robado, le arrancó el microchip al animal. No contento con esto, parece ser que quiso arreglar el daño causado, pegandole con PEGAMENTO, trozos de piel y pelo a la herida.

Finalmente esta perrita se recuperó y fué adoptada por una familia suiza.


Esta pequeña fué rescatada de la perrera junto a su hermano, (salvados de una muerte segura).Tras rescatarlo, descubrimos que estaban enfermos de parvo, y tras varios días de ingreso, analiticas y tratamiento, Deysi fué la única que sobrevivió, ya que su hermano, no tuvo la misma suerte. 
Por si todo esto fuera poco para un cachorro, sufrió un prolapso rectal que llegaron a necrosar parte de los intestinos, por lo que hubo que realizar una operación de urgencia y máximo riesgo.

Esta nata luchadora, consiguió sobrevivir. Ahora vive felizmente con su adoptante

Esta perra entró en estas condiciones a la protectora. Casi no se tenía en pie, estaba totalmente anémica, desnutrida y deshidratada. 
Estos casos son muy comunes en la protectora, perros de caza, que son perdidos, robados, abandonados, maltratados y que acaban siempre en estas circunstancias o en otras peores.

Los perros de caza son los que más sufren el maltrato y el abandono, ya que cuándo no cumplen las espectativas de las funciones que considera el cazador, que debe de hacer, se deshacen de ellos como un trapo viejo. Algunos son ahorcados, abandonados, etc... Por desgacia estos animales tan nobles y fieles como son los perros de caza, son los mas dificiles de dar en adopción, ya que la realidad es que la gran mayoría de personas, no quieren tener este tipo de perros como animal de compañía. 
Es muy triste pero es así, ES LA REALIDAD
Si la gente se diese cuenta de las aptitudes tan positivas que tienen como animal de compañía y lo resistentes que son ante enfermedades (Cosa que no pasa con muchos perros de raza), muchas personas los tendrían como animal de compañía como ya pasa en otros paises europeos.
 

Tico es un perro simpático y activo que llegó a la protectora con una patita partida, que al final se le tuvo que amputar. Un perrito joven y alegre en busca de caricias

Atropellado y sin ser auxiliado, Berni, un precioso cachorro de sharpei de cinco meses tuvo que ser recogido por la Asociación Protectora de Animales El Cau de Vinaròs. A consecuencia del atropello ha quedado inválido de sus patas traseras aunque sus enormes ganas de vivir han hecho que en poquísimo tiempo se las ingenie para andar simplemente con las patas de delante. Su invalidez es un problema para los humanos, pero no para él, que ha aprendido a continuar con su vida a dos patas. Es una lástima que un perro así no pueda ser adoptado en España, pero la dura realidad es que aquí no tiene ninguna salida. 
Enviado a Alemania, a un centro especializado para animales con problemas como el suyo. Donde fue tratado y se le buscará una familia adoptiva. Dispondrá de un carrito especial que le permitirá apoyar las patas traseras y así poder hacer una vida normal, sin que le cueste tanto esfuerzo desplazarse. Realmente, no lo necesita porque él ha aprendido a moverse solo, pero será una ayuda en el futuro.
Un perro como él puede hacer felices igual que cualquier otro, o hacer la misma compañía, y puede ser igual o incluso mejor que cualquier otro. Sin embargo, la falta de concienciación en nuestra sociedad obliga a buscar alternativas como la adopción en el extranjero porque en España lo único evidente es que Berni no puede mover las patas traseras.
Berni es uno de los pocos afortunados que pese a la desgracia podrán encontrar un hogar porque muchos de ellos acaban muriendo en las calles o siendo sacrificados en las perreras ante la imposibilidad de ser adoptados

Con un ejemplo más de la crueldad humana, se topó uno de los voluntarios que colaboran con EL CAU, al encontrarse con esta escena.
Rodeado de hierros, cristales y basura, con su pata trasera atada a un contenedor y una gran herida en su espalda.
Así apareció el cadáver de este perro en el vertedero municipal de Vinaròs, el pasado 2 de junio 2011, al que dejaron para morir, sin ningún tipo de escrúpulos, como si de una simple bolsa de basura se tratase.
Saber cómo habrá sido su vida antes de este fatal desenlace es imposible, pero no hace falta demasiada imaginación, para poder saber lo que tiene que haber sentido este animal, durante la agónica situación de no poder escapar de la tortura a la que se le estaba sometiendo, hasta tener que llegar a sus últimos suspiros mientras seguramente agotado, aguardaba a la espera de su muerte, entre toda esa basura.
Seguramente fue atado para que no pudiera regresar a su casa, o para que no provocase algún accidente, o quizás fue pura maldad.

Es muy triste saber que a pesar de la afluencia continua de gente que pasa por el vertedero municipal, nadie se compadeciera de él, liberándolo de su atadura o al menos avisando a las autoridades COMPETENTES.
Y esto ocurre porque desgraciadamente aún no se le da valor a la vida de un animal. ¿Es que acaso ellos no sienten el dolor ni el sufrimiento como lo podríamos sentir cualquiera de nosotros? 
Al menos esperamos que la historia de este animal sirva para concienciar mas a la población de la existencia que tenemos en nuestro país ante el maltrato animal. Y animar a todo aquel que conozca algún caso de maltrato a denunciar.

Elsa fué encontrada, vagando abandonada por la zona de la ermita y enferma. Tenía grandes alopecias, infección de piel, sarna sarcóptica...

A día de hoy se encuentra en perfecto estado. Tiene la enfermedad completamente controlada y es un pomponcito peludo.

Horario:

 

DE LUNES A VIERNES:

DE 8:30H A 12:30H.

TARDES:

DE 17:00H A 19:30H.

 

SÁBADOS, DOMINGOS Y FESTIVOS (O días de mucha lluvia):

DE 9:00H A 13:00H.

TARDES:

¡CERRADO!

 

Horario del teléfono de EL CAU 687.450.794:
*De lunes a viernes:
Mañanas: De 11h a 13h
Tardes: de 17h a 19h
*Sábados, Domingos y Festivos:
Mañanas de 10h a 13h

 

Web actualiza:13/08/2018

Teaming
Teaming

"Aunque su cuerpo se deteriore
y hasta se canse y ya no pueda mas,
él siempre vuela
y disfruta de correr y de vivir
en un tiempo sin final.

Mirad como se apasiona,
y en cada despertar;
se mete por nuevos caminos,
y busca y descubre,
y sueña y ama,
pero su sentir no se deteriora
porque siempre es joven.

Se alimenta de dar amor
con verdad y sinceridad;
sufre y se levanta,
llora y luego sonríe
pero nunca envejece.

Te ama hasta el final "